Bomberos del Gobierno cántabro se suman al dispositivo de limpieza en las residencias de mayores

El Gobierno de Cantabria incorporará a sus bomberos en las tareas de limpieza y desinfección de las residencias de mayores, unos trabajos que se verán reforzados con este personal toda vez que la Unidad Militar de Emergencias (UME) reducirá su labor en la región en este ámbito.
Los efectivos regionales comenzarán las tareas el lunes, 27 de abril, y contarán para ello con el protocolo de intervención utilizado por la Unidad Militar, que ya es aplicado en otras autonomías españolas para mejorar la efectividad y la seguridad. Estos trabajos y el propio protocolo se coordinarán con la Consejería de Políticas Sociales y con el resto de equipos del Gobierno que trabajan en las labores de desinfección del COVID-19.
Así lo ha explicado la consejera de Presidencia, Interior, Justicia y Acción Exterior del Ejecutivo cántabro, que ha presidido, junto a la delegada del Gobierno de España en Cantabria, Ainoa Quiñones, la reunión del Centro de Coordinación Operativa Integrada (CECOPI) del estado de alarma en la comunidad autónoma, celebrada hoy en la sede del 112.
Fernández Viaña ha explicado que Cantabria mantiene las labores desinfección en las residencias de mayores, tanto en zonas interiores como exteriores. En concreto, según ha informado la consejera, los bomberos del Gobierno regional intensificarán las labores en los centros con residentes que han dado positivo a la enfermedad del Covid-19.
También ha recordado el trabajo del Servicio 112, como puntos de desinfección de las ambulancias del 061, mediante sus cañones de ozono para contribuir a optimizar la operatividad de los vehículos sanitarios.
Por otro lado, en la reunión de hoy, Cantabria ha insistido en la petición realizada ya por el presidente regional, Miguel Ángel Revilla, para que las autonomías tengan capacidad de decisión en la desescalada del confinamiento “en función de su conocimiento del territorio y de la evolución del COVID-19 en la comunidad autónoma”.
Según ha indicado la consejera de Presidencia, Cantabria cuenta con población dispersa y muchos núcleos rurales, por lo que el proceso de desescalada del estado de alarma “no debe de ser en las mismas condiciones” que territorios más poblados como Cataluña o Madrid.