Celebración del II Día de la Energía, 23 de enero

Apagar y desenchufar los electrodomésticos cuando no se estén utilizando, abrir el grifo sólo cuando sea necesario, utilizar las escaleras en lugar del ascensor siempre que sea posible, poner las tapas a las cazuelas mientras se cocina o bajar la temperatura de la calefacción al acostarse.

Estos son sólo algunos de los consejos que un grupo de superhéroes ha dado a los más de 200 escolares que han participado en la celebración del II Día de la Energía.

Se trata de cinco personajes animados que, acompañados por un perro, protagonizaron un vídeo en el que mostraron a los escolares de forma amena y divertida las distintas fuentes de energía que existen, los usos que se han de las mismas, las consecuencias o efectos que ocasionan al medio ambiente, así como consejos prácticos para hacer un uso racional de la energía. 

Alumnos de cuatro colegios del municipio, José Arce Bodega, Nueva Montaña, Cabo Mayor y Padre Apolinar, participaron en una charla didáctica sobre la energía, impartida por técnicos de la Oficina de Cambio Climático.

Durante media hora aprendieron a distinguir entre las fuentes de energía convencionales y las renovables, los tipos existentes de cada una de ellas, el uso que se hace de las mismas, los efectos que tienen sobre el medio ambiente y, más concretamente, su incidencia en el Cambio Climático.

Una vez concluida la charla, los escolares divididos en grupos realizaron pequeños murales en los que representaron de forma gráfica cada uno de los tipos de energía existentes. Posteriormente, todos los alumnos realizaron una puesta en común en la que pudieron exponer su particular punto de vista sobre la energía y el cambio climático.

Las actividades dirigidas al público infantil incluyeron un desayuno en el que aprendieron a utilizar correctamente los contenedores de la recogida selectiva de residuos.

El Ayuntamiento, miembro del Pacto de Alcaldes, se comprometió a celebrar un día al año, una jornada de sensibilización, dirigida no sólo al público infantil sino a la población, en general, sobre el uso racional de la energía. A través de la divulgación, Santander trata de conseguir un triple objetivo: reducir un 20 por ciento las emisiones de Co2 a la atmósfera hasta el año 2020; utilizar un 20 por ciento de energías renovables y mejorar un 20 por ciento la eficiencia energética.

Una buena parte de las actuaciones del acuerdo ya están en marcha, entre ellas, la Oficina de Cambio Climático, el programa Ecofaro o la motorización inteligente de parámetros ambientales, que también ha sido premiada por la Red de Ciudades por el Clima o con el premio a al eco innovación en la lucha contra el Cambio Climático.

Ahora Santander, como pionera en la puesta en marcha de iniciativas dirigidas a luchar contra el cambio climático y mejorar la eficiencia energética, ha apostado por un proyecto de eficiencia energética que permitirá ahorrar el 25 por ciento del consumo de energía en edificios y el 40 por ciento en el alumbrado público, para lo que se realizarán auditorías energéticas en edificios e instalaciones municipales y el alumbrado exterior, así como un plan energético de la ciudad.