El Ayuntamiento aprueba destinar 25.000 euros a financiar cinco proyectos de emprendedores a través de crowfunding

El Ayuntamiento de Santander ha aprobado destinar un total de 25.000 euros en ayudas para la financiación de 5 proyectos de emprendedores que obtengan recursos a través de crowfunding, aportando un euro por cada dos que consigan a través de ese sistema de micromecenazgo, hasta un máximo de 5.000 euros por beneficiario.

El concejal de Empleo y Desarrollo Empresarial, Daniel Portilla, ha dado a conocer la resolución de la convocatoria de ayudas del programa Crowfunding Santander, un programa que se ha puesto en marcha por segundo año consecutivo en el marco del Pacto Local por el Empleo.

El edil ha explicado que el Consistorio ha mejorado la convocatoria respecto al año anterior para “impulsar y favorecer” la recaudación de los emprendedores y “seguir dando oportunidades al mayor número posible de personas que quieran emprender una trayectoria empresarial”.

Por eso, la aportación es de un euro por cada dos conseguidos por el sistema de crowdfunding para proyectos cuya actividad se base en el ámbito de la movilidad sostenible y el medio ambiente, culturales y educativos e innovación social mientras que para los de carácter general es un euro por cada tres conseguidos.

Entre los proyectos apoyados en esta segunda convocatoria del programa Crowfunding Santander se encuentran una plataforma web de suscripción, denominada ‘El Cuñadito’, que pretende canalizar ventas de productos y servicios a personas sin conocimientos informáticos o herramientas para ello cuyo autor es Mario Antolín Granero Burillo; el proyecto ‘Estefanía de Cos’, una firma de moda para vestir a mujeres concienciadas con el producto Made in Spain, de Estefanía Calonge; y el proyecto ‘Empresas Saludables 4.0’ que tiene como objetivo cubrir las necesidades de responsabilidad social corporativa de las empresas cántabras.

También recibirán ayudas la propuesta ‘CuenTICS’ que consiste en cuentas que estimulan, entre otras, habilidades cognitivas como el pensamiento crítico, el creativo o la comunicación lingüística, de Helena Pisonero; y ‘Urban 0’, una herramienta que sirve para evaluar y visualizar los problemas y las virtudes de las ciudades ayudando al desarrollo de las mismas, presentada por Daniel Muller.