El ayuntamiento trabaja en una nueva ordenanza y otras medidas para mejorar la gestión recaudatoria

El Ayuntamiento de Santander está trabajando en la redacción de una nueva ordenanza de recaudación y en la implantación de un conjunto de medidas que permitirán mejorar la gestión recaudatoria y adaptarse a los nuevos procedimientos telemáticos.
Según ha destacado la concejala de Economía y Hacienda, Ana González Pescador, se trata de una línea de trabajo que ahora se ve avalada en un informe del Tribunal de Cuentas en el que el órgano fiscalizador plantea una serie de recomendaciones y señala que el Ayuntamiento ya está trabajando en esa dirección.
El informe analiza la gestión recaudatoria del Consistorio santanderino en el año 2012, dentro de un proyecto que afecta a los ayuntamientos de más de 100.000 habitantes de comunidades autónomas sin tribunal de cuentas propio, en concreto, los de Badajoz, Cartagena, Murcia, Logroño, Albacete y Santander.
El Ayuntamiento santanderino es, junto al de Logroño, el que refleja una mejor gestión recaudatoria, y también uno de los que recibe menos observaciones por parte del Tribunal.
Además, como el propio informe reconoce, el equipo de gobierno de Santander trabaja desde hace tiempo en la implantación de medidas que resolverán algunas de esas cuestiones y, en otros casos, se está analizando ya la situación para adoptar las medidas más adecuadas, ha apuntado González Pescador, quien ha resaltado que el Ayuntamiento santanderino se ha anticipado a todas esas recomendaciones.
Una de las necesidades que apunta el Tribunal de Cuentas es la de actualizar la ordenanza de recaudación, del año 2002, una labor que ya ha emprendido el equipo de gobierno, que está preparando el nuevo texto con el objetivo de iniciar su tramitación en este año.
La concejala ha explicado que la actualización de la ordenanza permitirá adaptarla a los nuevos procedimientos telemáticos que se van a poner en marcha con la implantación de la plataforma de gestión integral de tributos.
La nueva plataforma informática, que se pondrá en servicio a finales del mes de febrero, resolverá también la necesidad de integrar las aplicaciones de los servicios de gestión de ingresos con la aplicación del servicio de recaudación, otra de las recomendaciones que se recogen en el informe.
De esta forma, se evitarán las incidencias asociadas a la actual herramienta de liquidaciones de ingresos directos, que han provocado que en algunos casos no se haya aplicado recargo en pagos realizados cuando ya había finalizado el periodo voluntario.
González Pescador ha matizado que se trata de incidencias mínimas y ha avanzado que se analizarán los expedientes afectados para regularizarlos y practicar la liquidación complementaria, que supondrá alrededor de 17.700 euros para el ejercicio 2012, al que corresponde el informe del Tribunal de Cuentas.
Asimismo, el Ayuntamiento, en línea con otra de las recomendaciones del órgano fiscalizador, está redactando ya manuales de instrucciones de todos los procedimientos de recaudación, una tarea que se está abordando en paralelo a la implantación de la nueva plataforma informática.
Igualmente, se trabaja en la redacción de convenios con otras administraciones y entidades, incluida la Agencia Estatal de Administración Tributaria, para mejorar la gestión recaudatoria y coordinar las actuaciones en aquellos casos en los que la recaudación deba realizarse fuera de la comunidad autónoma.
La concejala de Economía y Hacienda también ha avanzado que se establecerá una reorganización para la paulatina reducción del personal de la empresa de asistencia y colaboración con la recaudación municipal, un proceso que se irá acometiendo a medida que se produzcan jubilaciones y se avance en el despliegue de la nueva aplicación de gestión tributaria.
Además, ha agregado que la Intervención General y los Servicios Jurídicos municipales están analizando ya las indicaciones que hace el Tribunal de Cuentas sobre el sistema de recaudación de los ingresos correspondientes a las tasas de agua y alcantarillado.
Y también se están dando pasos para que la intervención, la presupuestación y la contabilidad se realicen desde departamentos diferentes y para contar con un funcionario con habilitación nacional en la dirección de ingresos públicos.
Según ha precisado González Pescador, todos los cambios y adaptaciones en estas áreas se vienen abordando ya de forma progresiva, tratando de que no supongan un incremento de gasto.