El Gobierno cántabro reforzará sus parques de emergencia con nuevo equipamiento

El Gobierno de Cantabria ha aprobado un nuevo plan de inversiones para todos sus parques de emergencia con el que se quiere mantener unos niveles óptimos de seguridad para los bomberos autonómicos y garantizar unos adecuados tiempos de respuesta.

El consejo de administración del Servicio de Emergencias 112 ha dado el visto bueno al plan que se desarrollará a lo largo de 2018 y en el que se detallan todas las inversiones necesarias por importe total de 800.000 euros.

El consejero de Presidencia y Justicia, Rafael de la Sierra, ha presidido la reunión y ha resaltado la materialización del equipamiento en altura de la nueva autoescala, por valor de 423.000 euros, junto a la adquisición de un equipo de levantamiento de cargas, con el que se facilitará la intervención de los bomberos autonómicos en accidentes de autobuses, ferrocarril o camiones.

De la Sierra ha afirmado que este equipamiento, que conllevará una inversión de 60.000 euros, va a permitir arrastrar y levantar objetos de gran tonelaje y, con ello, “seguir contando con mejores recursos en beneficio de los ciudadanos”.

En este ámbito, también se destinarán 70.000 euros a la adquisición de 130 equipos de protección individual de los bomberos en las intervenciones de rescate y de extinción de incendios forestales. El consejero cree necesario este esfuerzo para “reforzar las condiciones de seguridad de los bomberos autonómicos y prestar el mejor servicio posible” en este tipo de intervenciones.

Por otro lado, los parques de emergencia de Valdáliga y Laredo contarán con renovadas bombas urbanas pesadas, tras invertir otros 60.000 euros en el reacondicionamiento de los vehículos y la dotación de nuevo material. En este ámbito, también se renovará el material portante, camillas y material anexo, utilizado por los bomberos del Gobierno cántabro para el traslado y evacuaciones de personas accidentadas.

La Consejería de Presidencia también reacondicionará las instalaciones de los parques de emergencias, en concreto, los gimnasios donde entrenan los bomberos y se dotarán a todos los parques de equipos de secado para los trajes que utilizan los efectivos en la extinción de incendios, en medio acuático y para la eliminación de la avispa asiática. Se trata de cabinas de secado incluidas dentro del plan de higienización de los equipos de protección individual.

El plan de inversiones incluye la compra de varios equipos destinados a la sala de operaciones del 112. En concreto, 60.000 euros se destinarán a la compra de sistemas de detección de humos, grabadoras de datos y servidores, entre otro equipamiento.