El Gobierno trabaja en el cumplimiento de criterios para el paso a la fase 2 y pide máxima prudencia y responsabilidad a la ciudadanía

El Gobierno de Cantabria celebrará mañana una nueva reunión de la Comisión de Desescalada, en la que se analizará el nivel de cumplimiento de los compromisos adquiridos para entrar en la fase 1 y la evolución de la COVID19 en Cantabria.

Según ha explicado el vicepresidente del Ejecutivo, Pablo Zuloaga, son dos elementos centrales para el paso de la Comunidad Autónoma a la fase 2, a partir del 25 de mayo, para lo que ha reiterado su llamada a la «máxima prudencia y la responsabilidad» de la ciudadanía, sobre todo, tras conocerse los primeros resultados del estudio serológico que evidencian un bajo nivel de inmunidad en la Comunidad Autónoma y, por tanto, un riesgo de rebrote.

Además, ha avanzado que la definición de los planteamientos específicos que Cantabria propondrá ante el Gobierno central, en esta nueva fase del proceso de desescalada, se abordarán con los agentes económicos y sociales para incidir también «en la necesaria recuperación económica de Cantabria».

Zuloaga ha considerado «fundamental», en este proceso de desescalada, el trabajo del personal de Atención Primaria, «igual de potente y necesario que el del personal de hospitales y residencias durante toda la crisis sanitaria». «También gracias a ellos, hemos podido tener unas mejores cifras en Cantabria que en el resto de España», ha añadido el vicepresidente.