Experto afirma que el negocio de las femtoceldas “va a ser cada vez más importante” en un futuro “muy cercano”

El profesor de la Universidad de Cantabria (UC) Ramón Agüero ha afirmado esta mañana que el negocio de las femtoceldas o estaciones base pequeñas en tamaño y potencia “va a ser cada vez más importante” y “va a estar ahí en un futuro muy cercano”, ya que emiten menos radiaciones al ser humano.

 

Agüero, que dirige esta semana el Curso de Verano de la Universidad de Cantabria (UC) ‘Low EMF Communications and Networking’ defendió que el hecho de instalar muchas estaciones base “pequeñitas” y cercanas a los dispositivos va a producir una menor exposición electromagnética a los individuos, ya que al encontrarse más próximas, la potencia emitida también será menor. Además, con el uso de estos dispositivos “la calidad del servicio también puede beneficiarse de ello”.

Estos mecanismos ya se están utilizando en la nueva generación de comunicaciones móviles, como en el llamado 4G o la tecnología Long Term Evolution (LTE), donde “se está empezando a utilizar células cada vez más pequeñitas”. Tal y como expuso el docente, “las previsiones son tremendas en cuanto al volumen del trafico que se va a generar por los usuarios móviles”. 

En este sentido, se hizo eco de un estudio publicado por la empresa Cisco que señala que “las redes no van a tener capacidad suficiente para poder asumir toda la demanda de tráfico”.

En este contexto, Agüero explicó que “independientemente de que estemos cada vez teniendo mayor capacidad” en nuestros dispositivos móviles, también “se genera más necesidad”, por lo que los operadores han de buscar la forma de enviar ese tráfico de datos tan voluminoso a otro tipo de tecnologías. Es en este punto donde entra en juego el uso de routers wifi o de femtoceldas, “que ya se están empezando a utilizar”. 

Ante los más de cuarenta alumnos matriculados, Agüero indicó que el objetivo del curso es “estudiar este tipo de mecanismos y tecnologías de comunicaciones que supongan reducir las exposiciones que los seres humanos tenemos a las ondas electromagnéticas, que son las que permiten que podamos hablar por teléfono móvil, conectar nuestro ordenador a la red wifi, etc.”

Por su parte, el monográfico contó hoy con la participación de Luis Correia, de INOV Portugal, quien habló de las llamadas tecnologías de Red de Área Corporal o BAN, que se utilizan en objetos cercanos al cuerpo humano, como ropa o complementos, donde se instalan sistemas de comunicaciones de sensores.