IU Cantabria comienza el curso abordando los procesos de convergencia política

El pasado jueves la formación celebro Presidencia, órgano previo al Consejo político, donde se abordaron, entre otras cuestiones, la necesidad de cerrar un proceso interno que encamine a la coalición de izquierdas a afrontar las próximas citas electorales.

 

Para el coordinador en el momento actual es importante que los procesos sean participativos y transparentes, “tenemos que afrontar un proceso basado en la confianza, en la elaboración colectiva, en los consensos y que nos permita repetir un proceso como el que se realizo en el 2011 en Cantabria con Izquierda Social y Ecologista (Iseco)”, donde se consiguió plantear una alternativa al Parlamento de Cantabria con una candidatura conformada por distintas formaciones políticas y personas independientes vinculadas a distintos movimientos sociales de la región.

Es evidente que desde el 2011 el escenario político y social ha cambiado, las políticas de austeridad y recortes desembocaron en una reforma constitucional (artículo 135) que nos obliga a pagar las deudas ilegítimas antes que atender a nuestra población. También  acabó con la falsa etiqueta de partido de izquierdas del PSOE y ahora desgasta a marchas forzadas al PP.

Para el coordinador “Tantos recortes en derechos, libertades, sociales, laborales acompañados de subidas de impuestos básicos (IBI, luz, agua, céntimo sanitario, IVA, etc.) se han mostrado equivocados, ya que ha provocado que se incremente la deuda, aumente el paro, la precariedad y, desde luego, la pobreza. Por todo ello, podemos concluir que las recetas de los que nos metieron en la crisis, lejos de mejorar la situación, nos están conduciendo hacia el abismo.”

Ante esta situación dramática, el Presidente del partido del gobierno en Cantabria, Ignacio Diego afirma que los cántabros “ya no sienten esa sensación de crisis económica y social”. Ese ha sido el camino elegido, la mentira, la idea de que estamos en el camino de la recuperación… mientras se anuncian más recortes. Ignacio Diego, un gran peón de Mariano Rajoy.