La Estación roza los 30.000 visitantes en los primeros cincuenta días de la temporada

La Estación de Esquí de Alto Campoo ha recibido en los primeros cincuenta días de temporada 28.334 visitantes. Es un «buen dato», según el director general de CANTUR, Bernardo Colsa, dadas las escasas precipitaciones registradas desde mediados de diciembre, la imposibilidad de generar toda la nieve artificial que hubiese sido deseable por las altas temperaturas y, finalmente, por el temporal de viento sur y fuertes lluvias que sufrió la comarca el pasado mes.

Tal y como ha recordado Colsa, Alto Campoo inauguró la temporada el pasado 22 de noviembre con las primeras nevadas, lo que convirtió a la Estación cántabra en una de las primeras en abrir de toda España. Desde entonces, la Estación ha permanecido cerrada tan solo en ocho ocasiones, todas motivadas por mal tiempo.

Durante este tiempo, ha continuado, el espesor medio de la nieve ha sido de veintiséis centímetros y se ha producido nieve artificial en cuarenta jornadas, hasta alcanzar un volumen de 53.700 metros cúbicos.

Así, Colsa considera una «estupenda noticia» para la comarca de Campoo y toda Cantabria que, a pesar de las dificultades, se haya podido mantener abierta la instalación. Una situación que, dice, «no es fruto de la casualidad», sino de la «increíble profesionalidad» de los trabajadores, bajo la dirección de Joan Font, el responsable de la misma, que han realizado una planificación «muy seria» que ha permitido «aprovechar y mantener» las escasas nevadas.

«Detrás del buen estado de las pistas está un trabajo bien planificado que empezó semanas antes de la apertura, con los cursos de formación impartidos por CANTUR», ha explicado el director de la empresa pública. Desde entonces, ha proseguido, se diseñó un calendario que se fue adaptando al estado del tiempo como, entre otras, intervenciones nocturnas a dos tiempos en el horario más conveniente para ‘manejar’ la nieve.

Por último, Colsa ha afirmado que «lo mejor de la temporada» se espera a partir de ahora y la Estación está preparada para permitir «estupendas jornadas de esquí a cántabros y visitantes».