La vuelta a las aulas será «excepcional»: a partir del 8 de junio y sólo para 2º de Bachillerato y quienes titulen en FP

En Cantabria sólo se reincorporarán a las aulas este final de curso los alumnos de segundo de Bachillerato, quienes opten a un título de Formación Profesional -los segundos cursos de los grados medio y superior- y los alumnos de Enseñanzas de Régimen Especial que tengan que presentarse a una prueba de acceso a enseñanzas superiores. Una vuelta «excepcional», que se producirá a partir del 8 de junio, será voluntaria para los estudiantes y no podrá suponer la presencia de más de quince por aula «en ningún momento».

En atención al alumnado especialmente vulnerable, se permitirá además que los docentes establezcan reuniones presenciales con aquellos estudiantes que estén teniendo «más dificultades» durante este periodo de suspensión de docencia presencial, y se dará libertad a los claustros para que, si lo consideran necesario, realicen en los centros educativos Juntas de Evaluación y reuniones para la planificación del curso 2020-2021. Estas son las «únicas excepciones» que contempla la Consejería de Educación de aquí al final de curso, que «trabaja ya en preparar el mes de septiembre».

Así se lo ha expresado la consejera de Educación, Formación Profesional y Turismo, Marina Lombó, a la ministra Isabel Celaá en el transcurso de la Conferencia Sectorial de Educación celebrada por vía telemática.

«Estudiadas en profundidad las implicaciones del regreso a las aulas en los términos previstos por el Gobierno de España, analizados todos los informes solicitados y consultado el conjunto de la comunidad educativa en Cantabria concluimos que no es ni viable, ni segura, ni pedagógicamente necesaria», ha argumentado Lombó.

El ‘Plan para la transición hacia una nueva normalidad’ del Ministerio de Sanidad establecía la vuelta a las aulas a partir de la Fase II de la Desescalada ¿si cumplen los parámetros establecidos, las Comunidades Autónomas entrarán en ella el 25 de mayo- para alumnos de Infantil con ambos progenitores trabajando y sin posibilidad de flexibilización y los cursos de final de etapa, y abría la posibilidad de la vuelta en Educación Especial.