Ruth Beitia afronta con entusiasmo la recta final antes del Mundial de Atletismo en Pekín

La campeona de Europa de Salto de Europa Ruth Beitia Vila ha señalado que afronta con entusiasmo “el plato fuerte” del año, el Campeonato Mundial de Atletismo que se celebrará entre el 22 y 30 de agosto en Pekín, aunque ahora está centrada en las pruebas de la Diamond League que tiene por delante –mañana competirá en Lausanne (Suiza)- y en otras citas internacionales como la de este sábado en Madrid donde, según reconoció la atleta cántabra, se “siente arropada” por su público y su gente, lo que para ella es “una satisfacción”.

 

Beitia impartió ayer por la tarde, junto a su entrenador y Medalla de Ingreso en la Real Orden del Mérito Deportivo Ramón Torralbo Lanza, la conferencia ‘La relación entre deportistas de élite y entrenadores: una compleja ecuación’ que se celebró en el Salón del Plenos del Ayuntamiento de Colindres, dentro de la programación de los Cursos de Verano de la Universidad de Cantabria (UC), y cuyo objetivo fue dar una visión de la relación profesional y personal entre la atleta y su preparador. 

Minutos antes de su ponencia, Beitia afirmó que la palabra que mejor representa su relación con Torralbo es “confianza”, ya que, según explicó, “si yo hoy en día con 36 años sigo en la élite y dando lo mejor de mí es porque en ningún momento fue egoísta” para sacar el máximo partido de sus atletas. 

“Nunca quiso acelerar los tiempos, siempre respetó los tiempos fisiológicos de cada persona. Yo empecé a hacer pesas super tarde y siempre se ha preocupado porque todos entrenásemos. Nunca hizo una programación exacta. El entendía que en época de exámenes igual estábamos cansados y esa semana bajaba el ritmo”, subrayó Beitia.

La atleta aseveró que no cambiaría nada de su trayectoria profesional con Torralbo porque “a veces nos hemos caído, pero hemos salido reforzados”, si bien destacó que se queda “con cada vez que hemos conseguido una medalla y me he saltado el protocolo y he ido a abrazarle”, ya que, según detalló, “era un momento especial, tanto como subir al pódium y escuchar el himno de España”.

A lo largo de los 25 años que lleva entrenando y compitiendo, se queda “con todo el camino”. Beitia destacó que una de las claves de su éxito es que “siempre hemos pensado que el equipo multidisciplinar es importante. Tengo la misma representante, el mismo nutricionista, el mismo masajista y juntos trabajamos para sacar un trabajo adelante”.