Santander abrirá en los próximos días los principales parques infantiles y pide la colaboración de las familias para hacer un uso responsable

El Ayuntamiento de Santander abrirá en los próximos días las principales áreas de juego del municipio, -La Magdalena, Mataleñas, Las Llamas y Jardines de Pereda-, una vez finalizado el estado de alarma.

Así lo ha anunciado la concejala de Medio Ambiente, Margarita Rojo, quien ha hecho un llamamiento a las familias para que colaboren haciendo posible un uso responsable y respetuoso de estas instalaciones que garantice el disfrute de los menores en las condiciones de seguridad e higiene necesarias.

Según ha avanzado, en un primer momento se abrirán las cuatro áreas de juego principales del municipio y se irá valorando la reapertura progresiva del resto.

Tal y como ha explicado, el Consistorio mantendrá las labores de limpieza y desinfección, que se llevarán a cabo a diario, tal y como recoge la orden de la Consejería de Sanidad publicada en el BOC, e instalará nueva cartelería con las normas de uso que será necesario respetar.

En este sentido, la edil ha pedido a padres o tutores que velen por el mantenimiento de la distancia de seguridad entre las familias y que procuren el distanciamiento entre los pequeños. Además, deberán utilizar mascarilla, una medida que será obligatoria también para los niños a partir de seis años tal y como han establecido las autoridades sanitarias.

«Por parte del Ayuntamiento vamos a poner todo de nuestra parte para garantizar que el uso de estos espacios de juego sea seguro, pero es muy importante la implicación y responsabilidad de los padres y familias para que la vuelta a los parques, que tanto han esperado los más pequeños, se produzca como todos deseamos”, ha insistido.

Rojo ha pedido además a las familias que continúen promoviendo entre los niños el lavado o desinfección frecuente de manos, especialmente cuando se encuentren en un espacio público y ha aconsejado hacerlo antes y después de acudir a estas áreas de juego.

“Los pequeños se adaptan muy rápido a los cambios e interiorizan estos hábitos y nuevas normas con total naturalidad, por eso, sabemos que lo van a hacer muy bien”, ha afirmado, y ha insistido en pedir a los mayores que sean precavidos en el uso de estas instalaciones e inculquen a los niños los nuevos hábitos y normas.