Santander pondrá en marcha en febrero la nueva plataforma de gestión integral de tributos

El Ayuntamiento de Santander pondrá en marcha a finales de febrero la nueva plataforma de gestión integral de tributos, que permitirá mejorar la atención al ciudadano, resolver en una misma ventanilla todas sus consultas y gestiones tributarias, y tramitar, pagar y conocer el estado de sus obligaciones con la administración local a través de internet.
Según ha explicado la concejala de Economía y Hacienda, Ana González Pescador, la implantación de la herramienta se va a realizar de manera progresiva, de tal manera que primero se empezará a utilizar en el área de gestión tributaria del Ayuntamiento y posteriormente se irán incorporando los procedimientos a la nueva web municipal.
Cuando finalice todo ese proceso el ciudadano podrá gestionar de forma telemática hasta 200 procedimientos tributarios diferentes, desde la liquidación de un impuesto, al pago de la cuota correspondiente, la petición de un fraccionamiento o aplazamiento, o la solicitud de algunas de las bonificaciones existentes.
Además, todos aquellos que lo deseen podrán facilitar un teléfono móvil de contacto y un correo electrónico, ya que más adelante la aplicación también permitirá enviar avisos sobre los procedimientos que tengan en marcha.
La implantación de esta nueva plataforma informática supondrá un “paso decisivo” en la modernización de la administración y en la mejora de la atención al ciudadano, además de un “impulso definitivo” a la administración electrónica, ha afirmado González Pescador.
En opinión de la concejala, 2016 va a ser “el año de la administración electrónica” en el Ayuntamiento de Santander, que a través de la nueva web municipal ofrece ya la teletramitación de 52 procedimientos administrativos de diversos departamentos municipales y va a incorporar paulatinamente otros 48.
Ese catálogo de trámites se completará con los 200 procedimientos que se podrán realizar también de forma telemática gracias a la nueva herramienta de gestión tributaria, que en algunos casos requieren el uso de certificado electrónico, para garantizar la seguridad.
Reordenación de espacios y formación del personal
González Pescador ha resaltado la complejidad del proceso de transición a la nueva plataforma de gestión tributaria, ya que conlleva la migración de un ingente volumen de datos gestionados en la actualidad a través de varias aplicaciones diferentes para su integración en una sola herramienta.
Por ello, se necesitará un periodo de adaptación en el que se irá testando el sistema para optimizarlo a medida que se detecten necesidades o áreas de mejora.
Ha resaltado el papel determinante que van a desempeñar en este proceso los trabajadores municipales, que ya están recibiendo formación para la implantación de este nuevo modelo de gestión tributaria, y a los que ha agradecido su esfuerzo e implicación.
También ha apelado a la comprensión de los ciudadanos mientras se culmina la implantación de la nueva plataforma y les ha animado a colaborar en este proceso planteando posibles mejoras.
Esta transformación integral de la gestión requerirá además cambios físicos en el área de gestión tributaria en el patio del Ayuntamiento, en el que se va a abordar una reordenación de espacios para adaptarse al nuevo modelo de atención al usuario.
Los trabajos, que comenzarán antes de que termine el mes de enero, prevén la sustitución de los actuales mostradores por diez puestos de atención al ciudadano donde podrán tomar asiento, recibir una atención más personal y resolver cualquier consulta o trámite de carácter tributario sin tener que desplazarse por varias ventanillas.
Con la implantación de la plataforma informática y el nuevo modelo de gestión tributaria el Ayuntamiento de Santander avanzará también hacia la digitalización de toda la información, la informatización de todos los expedientes tributarios y la progresiva eliminación del papel físico, al tiempo que aumentará la eficiencia y la transparencia en la gestión.
Además, da respuesta a una necesidad de cambios en la gestión tributaria y de ingresos en los que el Consistorio empezó a trabajar hace más de un año, anticipándose a las recomendaciones del último informe del Tribunal de Cuentas.