Unas 2000 personas se acercan a conocer los huertos sociales

tallerverde
Cerca de 2.000 personas se interesaron en conocer las 93 parcelas pertenecientes a la red de huertos sociales y sostenibles existentes en la ciudad  pudiendo comprobar el trabajo que realizan los adjudicatarios de estos espacios de encuentro, ocio.
    Según los datos recogidos en los huertos de La Finca Altamira, en los de la calle Duque de Ahumada y en los existentes en El Alisal, más de 1600 alumnos de diferentes edades, desde infantil hasta secundaria, participaron en las diferentes propuestas educativas puestas en marcha en colaboración con los centros escolares.  Junto a los hortelanos, los escolares siembran la tierra y ayudan en la recogida de distintas hortalizas y plantas aromáticas y medicinales en una actividad que, según Ruiz, es una herramienta perfecta para el intercambio de conocimientos y las relaciones intergeneracionales.
Las asociaciones de personas con discapacidad también representan un foco de atención para la Red de Huertos que reserva varios de los espacios creados con el fin de que los usuarios disfruten de la posibilidad de crear y mantener un huerto en la ciudad, “algo que está al alcance de todos” tal y como recordó Ruiz, aludiendo a iniciativas como ‘Te voy a poner verde’ que muestra las posibilidades de crear un huerto en los balcones y ventanas de los ciudadanos.

Actividades Paralelas
Durante todo el año en estos espacios se desarrollan otro tipo de actividades como son los Talleres abiertos a la participación del público como ‘Hortelanos por un día’, las jornadas intergeneracionales, las fiestas de la cosecha, la puesta en marcha de talleres de cocina creativa a partir de productos de la huerta, o la celebración de cursos de horticultura, vinculados siempre a los huertos sociales de la ciudad.

93 Huertos urbanos, sociales y sostenibles
    El Ayuntamiento de Santander puso en marcha, en la primavera de 2010, el programa de huertos urbanos sociales. Comenzaron en la Finca Altamira, donde se crearon 54 parcelas de entre 20 y 22 metros cuadrados, cada una, destinadas a personas mayores, asociaciones de discapacitados y talleres escolares. Además, existen tres parcelas de 9 metros cuadrados, destinadas a semilleros para ir produciendo planta durante todo el año con la que abastecer los huertos.
Tras los huertos de la Finca Altamira, se crearon otros 23 huertos en una parcela de 700 metros cuadrados  en El Alisal y otros 16 huertos creados a partir de la recuperación de un espacio degradado en la calle Duque de Ahumada.