Blanco espera que la lucha contra el cambio climático forme parte de la estrategia económica para superar la crisis del coronavirus

El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, ha reclamado hoy que la lucha contra el cambio climático forme parte del núcleo de la estrategia económica de la Unión Europea para salir de la crisis sanitaria, económica y social provocada por la propagación del coronavirus por el todo el mundo y que la Alianza Europea para una Recuperación Verde siga siendo la referencia para un nuevo modelo económico.
Todo ello para reducir de forma efectiva la emisión de gases de efecto invernadero y la producción de residuos, proteger la biodiversidad y promover un sector agroalimentario basado en los productos de proximidad y de calidad y que, según ha dicho, “ha demostrado ser estratégico en estos momentos”.
Blanco ha realizado estas afirmaciones durante la reunión extraordinaria que, durante dos horas, ha celebrado el Consejo Asesor de Medio Ambiente (CAMAC) para analizar las medidas del Plan de Choque del Gobierno de Cantabria en materia medioambiental, y en la que han participado también el director general de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático, Antonio Lucio, y el director del Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA), Agustín Ibáñez.
Un encuentro telemático en el que también han participado representantes de otras consejerías del Gobierno autonómico, como Educación, Industria, Obras Públicas y Universidades. Además, ha participado la Universidad de Cantabria, la patronal CEOE-CEPYME Cantabria, la Cámara de Comercio de Cantabria, la Federación de Municipios de Cantabria, varios sindicatos, el Instituto Español de Oceanografía, el Instituto Geográfico Nacional y la Agencia Estatal de Meteorología.
De igual manera, han estado presente la Fundación Marcelino Botín, Ecologistas en Acción, ARCA, Bosques de Canabria, Fundación Naturaleza y Hombre, Fundación Oso Pardo, SEO-BirdLife, así como los colegios profesionales de veterinarios, de químicos, de varias ingenierías, geógrafos, biólogos y arquitectos, entre otras entidades.
Blanco ha destacado la alta participación del encuentro, así como la implicación de todos los asistentes con el compromiso de la Consejería para que el CAMAC “vuelva a ser un instrumento ágil y eficaz, pero sobre todo útil” para afrontar la situación “preocupante» y las consecuencias económicas y sociales que va a dejar el coronavirus en Cantabria.
En este sentido, ha subrayado el esfuerzo económico de su departamento para reajustar su presupuesto y destinar parte de sus fondos al Plan de Choque del Gobierno de Cantabria para paliar el impacto de la epidemia en los diferentes sectores sociales, con especial incidencia, en el ámbito sanitario y social.
“Sin quitar al medio ambiente el protagonismo que merece, en estos momentos la prioridad es dar respuesta a las necesidades sanitarias y económicas de las familias cántabras”, ha afirmado Blanco.