Cantabria empieza a tomar agua del pantano del Ebro para el abastecimiento de Santander y las comarcas del entorno

Tras finalizar los trámites administrativos, el Gobierno de Cantabria ha empezado, a partir de las 16 horas de hoy, a tomar agua del pantano del Ebro, tal y como le permite la autorización que le fue otorgada a primeros de este mes por el Consejo de Ministros, para abastecer a Santander y a las comarcas del entorno. De esta manera, Cantabria podrá tomar hasta un total de 4,99 hectómetros cúbicos para este año hidrológico. Si no hay cambios en las previsiones de demanda ni de disponibilidad de recursos hídricos en las cuencas cantábricas, se calcula que serán necesarios derivar de la cuenca del Ebro unos 2,64 hm3 en el referido plazo.

Cantabria disponía ya de la alternativa de derivación temporal desde el sistema del Alsa para garantizar el suministro temporal a Santander durante este verano, pero esta medida no era «idónea» a largo plazo ya que el bitrasvase Ebro-Besaya no fue concebido para esta utilización y su uso continuado podía poner en riesgo el balance cuatrienal equilibrado del sistema, además de suponer mayor complicación técnica y económica que el Bitrasvase Ebro-Besaya-Pas.

Es por ello que el Ejecutivo autonómico ha solicitado reunirse con carácter de urgencia con la Secretaría de Estado de Medio Ambiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través de la Consejería de Obras Públicas, Ordenación del Territorio y Urbanismo, para que los 4,99 hm3 tengan carácter indefinido, sin renunciar, además, a la autorización especial de 26 hm3 para el abastecimiento de agua a Cantabria a través del bitrasvase Ebro-Besaya-Pas.