Díaz Tezanos aboga por el empoderamiento femenino y un cambio cultural para eliminar la brecha de género en el sector científico y tecnológico

La vicepresidenta y consejera de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social en funciones, Eva Díaz Tezanos, ha apostado hoy por impulsar el empoderamiento de las mujeres y un cambio cultural en el ámbito educativo y empresarial para avanzar en la eliminación de la brecha de género que existe en el sector científico y tecnológico, en su opinión, “esa gran asignatura pendiente que tenemos”.
Así se ha pronunciado durante la inauguración de la jornada ‘Mujeres en sectores tecnológicos: construyendo igualdad’, que forma parte del proyecto Fémina con el que el Gobierno de Cantabria, a través de la Dirección General de Igualdad y Mujer y SODERCAN, pretende fomentar la participación de las mujeres en empresas que desarrollan proyectos de alto contenido tecnológico.
Durante su intervención, ha mostrado el compromiso de su departamento por reducir la “importante y preocupante” brecha de género que existe actualmente entre mujeres y hombres, especialmente, en los sectores científicos y tecnológicos, en los que, en su opinión, “es necesario impulsar políticas que incrementen la presencia de las mujeres y fomenten el emprendimiento”.
En este sentido, se ha referido a algunos datos que ponen de manifiesto la necesidad de poner el foco en esta asignatura pendiente, como que “sólo el 30% de los 7 millones que trabajan en el sector digital son mujeres, representando un 15,16% en el caso de España” o que “el 66% de las empresas de telecomunicaciones no tiene ninguna mujer entre sus cargos directivos”.
Frente a estos datos, Díaz Tezanos ha recordado que, según uno de los últimos informes de la Unión Europea, “contar con más mujeres en el sector tecnológico podría incrementar el Producto Interior Bruto en 9.000 millones de euros anuales”.
“Hoy más que nunca el mundo necesita la ciencia y las mujeres tenemos que ocupar los espacios que nos pertenecen y merecemos, y avanzar hacia ese objetivo exige, no sólo decisiones políticas, sino un cambio cultural en el ámbito educativo y en la cultura empresarial”, ha señalado Díaz Tezanos.
Sobre la importancia del proyecto Fémina, ha considerado que “va a servir para avanzar en el estudio de las barreras que todavía tenemos las mujeres y facilitar la desaparición de esa brecha de género”. En su opinión, “es necesario actuar desde un enfoque horizontal con perspectiva de género que abarque el emprendimiento, las nuevas carreras profesionales, la educación y esa concienciación social con acciones transversales”.
Para Díaz Tezanos, uno de los desafíos pendientes en materia de género es la segregación vocacional porque “hay diferencias muy significativas entre mujeres y hombres respecto a las disciplinas por las que nos inclinamos desde la Educación Secundaria”.
Así, se ha referido al último estudio elaborado por la Dirección General de Universidades e Investigación, que determina que las vocaciones científicas y tecnológicas son muy bajas y que exista esa importante brecha de género entre las profesiones científicas y en su mercado laboral.
Para contrarrestarlo, ha abogado por evitar sesgos de género desde la niñez y en el sistema educativo, promover el empoderamiento de las niñas y tejer alianzas entre mujeres para crear liderazgos empresariales y visibilizar a mujeres referentes que contribuyan a ese cambio cultural tan necesario.
“El empoderamiento de la mitad del talento de nuestra sociedad nos va a traer un retorno de inversiones en el sector tecnológico, en la ciencia y en la innovación que van a permitir una mayor productividad y competitividad de nuestras empresas”, ha asegurado Díaz Tezanos.
En este sentido, ha puesto en valor el papel de SODERCAN a la hora de ayudar a emprendedores y emprendedoras en materia de asesoramiento y formación en creación de empresas y puesta en marcha de proyectos empresariales, incluidas las empresas de base tecnológica.
En la jornada inaugural también ha participado la directora general de Igualdad y Mujer, Alicia Renedo, quien se ha encargado de explicar el proyecto Fémina, una iniciativa aprobada en 2017 y en la que participa el Gobierno de Cantabria junto a otros socios europeos para diseñar políticas que favorezcan la participación de la mujer en empresas de alta tecnología.
Con un presupuesto de más de 1,5 millones de euros, el proyecto tiene la finalidad de comprobar, tal y como ha explicado Renedo, cómo los instrumentos políticos pueden corregir el desequilibrio de género en pequeñas y medianas empresas de alto componente tecnológico.
Ganador de la tercera convocatoria Interreg Europe 2017, el proyecto Fémina se encuentra en su fase de aprendizaje, en la que se están identificando y analizando las barreras y soluciones, tanto a nivel general como regional, y las razones de la brecha de género en los sectores de alto contenido tecnológico. Posteriormente, se desarrollará una fase de implementación mediante un plan de acción para de asegurar que las políticas públicas integren medidas que promuevan la participación de las mujeres en los sectores de alto contenido tecnológico.