La subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) beneficia en Cantabria a casi 18.000 personas

La subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) de 735,90 euros brutos mensuales en 14 pagas a 900 euros afecta en Cantabria al 8,3% de las personas asalariadas, más de 17.600 trabajadores y trabajadoras. Son los datos que se desprenden del informe ‘La subida del salario mínimo en 2019. Una visión territorial y por federaciones’ elaborado por el Gabinete Económico de CCOO.

CCOO de Cantabria ha lamentado que la región se sitúa en la quinta posición de las Comunidades Autónomas con más salarios por debajo de los 900 euros, sólo superada por Canarias, Extremadura, Murcia y Andalucía. Además, es significativamente representativo al analizarlo por tipos de contratos que la incidencia es mayor entre los contratos a tiempo parcial, donde Cantabria, con un 17,3%, es la segunda comunidad más perjudicada. Una situación que viene a avalar que son los contratos parciales los más precarios y susceptibles de esta subida salarial.

“No hace falta recordar que Cantabria es una de las regiones condicionada por la temporalidad y la parcialidad en la contratación, con subidas y bajadas del desempleo sujetas a la estacionalidad y a sectores de bajo valor añadido, lo que condiciona el empleo. Es por eso que no vamos a tolerar que no se respete una subida que ha venido a dignificar los salarios de trabajadores y trabajadoras y a impulsar la capacidad económica de las familias, lo que repercute, a su vez, en el crecimiento económico y el empleo”, ha subrayado Carlos Sánchez, secretario general de CCOO de Cantabria, quien ha añadido que “ha quedado demostrado que las previsiones del Banco de España eran erróneas. No acogerse a la subida del SMI es tirarse un tiro en el pie porque es ir en contra de la mejora y el crecimiento económico”.

La brecha de género, tal y como viene denunciado el sindicato desde hace tiempo, también se hace evidente cuando se habla de salario mínimo. La discriminación vuelve a ser protagonista cuando hablamos de hombres y mujeres que trabajan a tiempo completo. Mientras que la subida del SMI afecta a un 3,7% de los varones, en el caso de las mujeres la cifra casi se duplica, llegando al 6,9%.

“Hay que tomar medidas urgentes para acabar con las desigualdades que relegan siempre a las mujeres a las condiciones y a los empleos más precarios. La subida del SMI era una medida imprescindible pero no podemos quedarnos ahí y conformarnos. No vamos a consentir las artimañas que se están comenzando a implantar para evitar subir los sueldos a lo que marca la ley”, ha incidido Sánchez.

El informe refleja, del mismo modo, que el aumento del SMI repercutirá especialmente a quienes realizan su labor en empresas de hasta 10 trabajadores o a quienes tienen contratos temporales, que tienen más dificultades a la hora de negociar sus condiciones y por tanto sufren peores condiciones laborales.

El conflicto con Ampros

Aunque la subida del SMI es de obligado cumplimiento por ley, hay muchas empresas que han buscado artimañas para no aplicarlo convenientemente a los trabajadores. En Cantabria, hay que destacar el caso de Ampros Centro Especial de Empleo, donde trabajan alrededor de 400 personas, donde la empresa ya ha sido condenada en dos instancias judiciales que han declarado “que no es absorbible el concepto de plus de actividad mínimo exigible con la subida del SMI”.

Una situación que se mantiene pues a día de hoy los y las trabajadoras siguen sufriendo los despropósitos de Ampros, que sigue incumpliendo la normativa legal al no pagar el SMI que se garantiza por ley.

Web de la campaña ‘Quenotelajueguen’

QueNoTeLaJueguen es el nombre de la campaña que ha puesto en marcha CCOO para informar y asegurar que se cumple la subida del SMI. La campaña incluye una aplicación que estará plenamente operativa en dos semanas que permite, a través de un simulador, comprobar que a cada trabajador y trabajadora se le ha aplicado correctamente la subida.