Orfilia Saiz y Ángel Sanzo realizan un “Recorrido por 200 años de la música” a través del chelo y el piano

Ante un numeroso público entregado, la Sala Pereda del Palacio de Festivales de Santander acogió ayer un recital de piano y violonchelo a cargo de los prestigiosos músicos Orfilia Saiz Vega y Ángel Sanzo Herrera , enmarcado dentro de la celebración del 50 aniversario de la de la Asociación Amigos del Festival Internacional de la capital cántabra.
El concierto supuso “un recorrido por 200 años de la música a través de los dos instrumentos, desde Haydn a Rachmaninov, desde sus inicios hasta el máximo esplendor”, tal y como precisó Sanzo, que consideró también “un honor y un placer inmenso” tener la oportunidad de volver a tocar en un lugar tan emblemático como el Palacio de Festivales tras quince años de ausencia.
Por su parte, la santanderina Orfilia Saiz se mostró “encantada” de poder ofrecer un recital en su ciudad natal. “Este lugar es familia, amigos, recuerdos y múltiples sentimientos”, subrayó. En cuanto a las obras escogidas por ambos músicos, la violonchelista apuntó que “tienen la doble intención de gustar a todo el público, porque son de fácil escucha, y también de mucha calidad, porque el Divertimento de Haydn es una delicadeza y Rachmaninov llega a todo el mundo aunque los melómanos lo aprecian mucho ya que técnicamente es muy complicado”.
La presidenta de la Asociación Amigos del FIS, América Fernández, destacó “la extraordinaria técnica y el talento” de Saiz y Sanzo “unos músicos con una trayectoria impecable y premiada, por lo que es un lujo haberlos podido traer a este Palacio de Festivales dentro de la programación del 50 aniversario de nuestra agrupación”.
El recital incluyó el Divertimento en Re M (Arr. Piatigorsky) de Haydn; 6 lieder (Arr.Geringas) de Brahms; la Sonata para violonchelo y piano de Debussy; y Sonata para violonchelo y piano op.19 de Rachmaninov.
Al concierto acudieron como invitados los alumnos participantes en el I Certamen de Jóvenes Promesas de la Música, que se está desarrollando en la sala de Ámbito Cultural de El Corte Inglés.