POLANCO – Solvay acepta la petición de Polanco de realizar una presentación pública de su proyecto a los vecinos

La empresa Solvay, a propuesta de la alcaldesa de Polanco, Rosa Díaz Fernández, realizará una presentación pública para explicar el proyecto para instalar una nueva caldera que se alimentará de combustible derivado de residuos (CDR), que supondrá una inversión cercana a los 125 millones de euros y que sustituirá a la actual de carbón.

Esta planta se prevé construir en terrenos de Solvay pertenecientes al municipio de Polanco y el proyecto se encuentra en la actualidad en fase de alegaciones, por lo que la empresa ha aceptado que la presentación pública se lleve a cabo una vez conocidas las sugerencias que se presenten a su proyecto.

Rosa Díaz Fernández, que se ha reunido con representantes de la dirección de Solvay, ha avanzado que el objetivo de esta presentación pública es que los vecinos de Polanco «conozcan de primera mano» el proyecto y también aclarar todas las dudas sobre el mismo surgidas en los últimos días a raíz de unas informaciones difundidas por el diputado regional de Vox, Cristóbal Palacio.

La alcaldesa ha resaltado la necesidad de que los vecinos conozcan «con total transparencia» los pormenores del proyecto y así disipar las dudas o preocupaciones surgidas a raíz de las declaraciones de Palacio, que ya el pasado viernes Rosa Díaz rechazó por «imprudentes, alarmistas y poco responsables».

Por otra parte, hoy se ha celebrado una Junta de Portavoces en el Ayuntamiento presidida por Rosa Díaz para analizar la documentación existente en el Consistorio a respecto del proyecto de Solvay y conocer la opinión de los grupos al respecto. La Junta ha contando con la asistencia de representantes de los grupos Regionalista, Avelino Rodríguez Muriedas; Socialista, Ganzalo Fernández, y Popular, Maite Seco.

Rosa Díaz ha anunciado que, además de valorar de forna negativa las precipitadas declaraciones de Palacio, la Junta ha estudiado diversas cuestiones que desde el Ayuntamiento se incorporarán como alegaciones al proyecto, ya sea en materia de ruidos o paso de camiones, para reducir las molestias a los vecinos más cercanos a la futura instalación.

Estas propuestas municipales serán redactadas en forma de alegaciones por parte de los técnicos municipales, igual que se hizo hace meses al proyecto de depuradora alternativa Vuelta Ostrera, para que sean incorporadas al expediente que se tramita en la actualidad en la Dirección General de Industria.

En este sentido, ha recordado que el Ayuntamiento de Polanco recibió el pasado 10 de diciembre el documento para poder realizar alegaciones al proyecto, un documento que se está estudiando «de manera exhaustiva», ya que se trata de un expediente que consta de más de 1.000 folios y que tiene una gran complejidad técnica.

Uno de los aspectos más significativos del proyecto es la utilización de combustible derivado de residuos (CDR), que se prepara a partir de residuos no peligrosos para su valorización energética, que cumplen con las normas europeas especificadas por el Comité Europeo de Normalización (CEN).