Santander guarda un minuto de silencio por la última víctima de violencia machista

La plaza del Ayuntamiento de Santander ha acogido este mediodía un minuto de silencio en el que han participado miembros de la Corporación municipal, trabajadores y ciudadanos para condenar los últimos asesinatos machistas en nuestro país.

La mujer asesinada, presuntamente por su pareja sentimental, el miércoles, 27 de mayo en Girona tenía 65 años y no había presentado denuncias previas por violencia de género contra el agresor.

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, ha pedido la implicación de todos los santanderinos para acabar con esta lacra, que en lo que va de año se ha cobrado la vida de 19 mujeres y deja 11 menores huérfanos.

Igual ha manifestado el dolor de la ciudad por esta muerte y ha trasladado el cariño de todos los santanderinos a la familia de la fallecida.

Asimismo, ha reiterado su firme repulsa a la violencia de género y ha vuelto a apelar a la “responsabilidad compartida de instituciones, organizaciones sociales y ciudadanía en general para combatir una lacra que hay que desterrar de la sociedad”.

La regidora ha insistido en la “unidad” como “mejor arma” para hacer frente a un “drama social” que requiere una respuesta “conjunta y coordinada” de instituciones, profesionales, asociaciones y ciudadanos en general.

En este sentido, ha abogado por seguir invirtiendo esfuerzos en la sensibilización y en la educación en la igualdad y el respeto y ha reiterado la urgencia de reforzar “la labor de detección, atención y protección a las víctimas”.

Por último, ha recordado el teléfono 016 de atención a las víctimas, los servicios sociales municipales o el Punto de Atención Integral a las Víctimas del Centro de Igualdad del Ayuntamiento (General Dávila, 124, en el Centro Cívico María Cristina), donde recibirán información de las ayudas y programas a los que pueden acogerse en la ciudad de Santander.

Desde el año 2003, en que se empezaron a registrar oficialmente los crímenes machistas, la violencia de género deja ya 1.052 mujeres fallecidas.

Punto de Atención Integral a la Violencia (PAIV)

El Punto de Atención Integral a la Violencia es un servicio de atención psicosocial especializado para víctimas de maltrato que se enmarca en el programa municipal de actuación contra la violencia, cuyo objetivo principal es ofrecer servicios profesionalizados desde el ámbito municipal en materia de prevención de la violencia de género y atención a las víctimas de maltrato.

Este servicio, además de atender y ofrecer apoyo psicosocial a víctimas de violencia doméstica, también ofrece apoyo a víctimas de violencia en el ámbito laboral y en el ámbito social (explotación sexual, tráfico de mujeres) y a las personas agresoras.

El objetivo del PAIV es erradicar la violencia de género en Santander; facilitar información, orientación y tratamiento a las víctimas y a sus hijas e hijos; promover la autonomía de las víctimas de violencia; educar en igualdad, y desarrollar actividades docentes relacionadas con el problema de la violencia de género.

El Punto de Atención Integral a la Violencia está integrado por un equipo especializado en violencia de género formado por psicólogos, trabajadores sociales, asesores jurídicos y orientadores laborales.