Trasladan al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Cantabria un oso herido en Palacios del Sil (León)

El Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Cantabria, dependiente de la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación del Gobierno de Cantabria y situado en la localidad de Villaescusa, acoge desde esta madrugada un macho de oso pardo adulto herido que ha sido rescatado en la localidad leonesa de Palacios del Sil.

El animal fue rescatado este lunes por personal técnico y de campo de la Junta, en una operación que también ha contado con la colaboración de profesionales de los gobiernos de Cantabria y Asturias y que se ha llevado a cabo ante el riesgo de hipotermia que presentaba el oso por estar semi-sumergido en un arroyo. La captura se produjo mediante la utilización de un rifle anestésico y cerbatana alrededor de las 2:00 horas de la madrugada.

Posteriormente, se procedió a la extracción del ejemplar mediante un remolque trampa específico para osos pardos, trasladándose a las instalaciones del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre tras valorar su estado y comprobar que presentaba lesiones en las patas traseras y heridas de diferente consideración por el resto del cuerpo.

El oso fue anestesiado y monitorizado en todo momento por el veterinario adjunto a la dirección del operativo hasta el centro, y actualmente se encuentra en recuperación y con suministro de medicamentos antiinflamatorios y antibióticos hasta que se haga una valoración completa de su estado.

Un particular alertó a las 18:45 horas de la tarde de ayer de la presencia de un oso pardo cantábrico herido en este municipio leonés, e inmediatamente se activó el Protocolo de intervención ante osos heridos en la Cordillera Cantábrica en el que están incluidas las comunidades de Asturias, Cantabria, Castilla y León y Galicia.

La operación de seguimiento y rescate ha sido coordinada por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León y en ella han participado un total de doce personas entre las que también se encuentran técnicos y personal de campo del Gobierno de Cantabria y Asturias, personal de las patrullas oso de la Fundación del Patrimonio Natural y miembros del Seprona de la Guardia Civil.